“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del peca- do que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”. Hebreos 12:1

A las puertas de un nuevo año tenemos muchas cosas para reflexionar, para hacer nuevos propósitos y proponernos nuevas metas. Es un buen momento para pensar acerca de todo lo que Dios ha hecho hasta este momento y lo que El quiere hacer en nosotros para el nuevo año. 

La Palabra de Dios nos dice que la vida es como una gran maratón donde cada atleta debe nacer, crecer, y prepararse para correr bien la carrera que tenga por delante. En este versículo encontramos varios aspectos que te ayudaran a correr tu carrera en bendición y poder llegar hacia la meta que te propongas para el nuevo año.

Aprovechemos la compañía de otros

En medio de la carrera hay muchos otros corredores que corren a nuestro lado y que son testigos de nuestras altas y bajas, de los momentos de debilidad y fortaleza. Muchos de ellos Dios los ha colocado allí para enseñarnos y darnos un consejo apropiado, o para darnos de su experiencia en el momento apropiado. La Biblia dice: mejor es dos que uno, si uno esta decaído el otro lo levantara. Dios nos creo con la capacidad de compartir y convivir unos con otros. Siempre necesitaremos de alguien, y no podemos pretender que no necesitamos a nadie. No corras solo. Hay gente que Dios a puesto a tu lado para bendecirte. “Apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros” Hebreos 11:34

Despojarnos de distracciones

Hay cosas en la vida que nos quieren detener y hacer mas difícil la carrera de la vida. Uno de ellos es el pecado, quiere detenerte para que no avances y quedes atrapado en sus lazos. Tu puedes acercarte a Jesús y pedirle perdón por todos tus pecados y el ha prometido que te perdonara, te levantara y te afirmara. Salmo 40. Las desilusiones, las tristezas, los desengaños también quieren hacer tu vida mas pesada y cargada. Entrega todo esas cosas al Señor y permítele sanarte y bendecirte. El dijo; vengan a mi todos los trabajados y cargados, y yo los hare descansar.

Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante

La paciencia y la perseverancia son la clave para llegara la meta. Hay momento de desesperación, ansiedad y un sentimiento de desanimo que te dice que tires la toalla y no corras mas. En ese momento corre hacia Jesús para que El tome tu corazón agitado y desanimado y le de nuevas fuerzas y razón de seguir viviendo.

Puestos los ojos en la meta

Cada corredor, desde el momento en que empieza la carrera esta enfocado en la meta. Es decir, lo que quiere lograr y como lo va a lograr. No se pierde el enfoque. No permitas que ninguna circunstancia te saque del plan que Dios tiene para ti. Recuerda que el que no llega a la meta no recibe galardón. Tu premio por tu perseverancia, insistencia, paciencia y enfoque esta listo para ti.

Categories: Reflexión