Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. 1 Corintios 13:1-8

La iglesia de Corinto decía ser una iglesia de amor, pues su expresión de amor estaba relacionada con ejercer dones, tener fe, hablar en otras lenguas, repartir sus heredades a los pobres, etc. pero el apóstol Pablo les dice que podemos hacer muchas cosas pero sin amor somos como un metal que resuena y un címbalo que hace ruido que no alcanza a trascender en las demás personas. El amor que es solo ruido nada sirve, no tiene propósito. Es decir que no tiene ningún impacto en las vidas de otros. Podemos servir en la iglesia, y ser espirituales, adorar, evangelizar, hacer las obras más grandes sin tener amor. Tengamos en cuenta que la espiritualidad y la relación entre los seres humanos debe estar basada en el amor. En el amor Ágape que viene de Dios y ha sido derramado en nuestro corazón y que se entrega a pesar de cualquier circunstancia o persona. Recordemos que de la manera en que nos amemos individualmente, de esa misma amaremos a nuestro prójimo (Mateo 22:36-39).

pp-amor2El amor es un fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22-23), y su fruto se va desarrollando dentro de nuestro carácter como cristianos, es por ello que nuestra expresión de amor tiene que ver con nuestra madurez Cristiana. Es decir que cada día estamos siendo llevados a la estatura de Cristo y vamos creciendo poco a poco en amor.

Vs. 4-5 describe el verdadero amor:

• Paciente: lento para enojarse. No se irrita con facilidad. Puede aguantar la presión del prójimo. El ser Irritable destruye el amor, pues en el enojo se dicen palabras que traen muerte o dolor. Refrena su vida para no enojarse, y si se enoja refrena su lengua para no hacer daño. Jonás 4:4… El enojo con amor protege. Es capaz de soportar y cargar con el otro, que puede amarle aunque no se lo merece.

• Benigno: es bondadoso. La bondad es misericordia. Mi amor hacia los demás debe evidenciarse a través de la misericordia. Cuando se te esté acabando la misericordia, piensa que todos los días la misericordia de Dios esta sobre ti.

• No es envidioso: la envidia es una evidencia de un falso amor. Se goza en los éxitos de los demás.

• No es jactancioso: Es poner a los demás primero que a nosotros mismos. No es orgulloso y pretencioso de lo que tiene. No somos el centro de atención de todo. Estamos para servir con amor.

• No se envanece: no es orgulloso, ni arrogante. El orgullo es un repelente para los demás. La humildad es una llave que abre el corazón. Dios no rechaza un corazón contrito y humillado.

• No se comporta con rudeza: tiene cuidado de sus palabras y sus acciones en todo tiempo.

• No es egoísta: no busca lo suyo es una relación de amor y no de beneficio. Somos cristianos porque Dios nos amó primero. El amor que viene de Dios busca el beneficio de otros.

• No guarda rencor: No guarda listas de enojos. No guardamos amarguras que dañan y contaminan. Nosotros teníamos una lista que Cristo la anuló, quitándola de en medio y clavándola en la cruz . Colosenses 2:14 ( ese es el amor de Dios).

Vs. 7 en 4 palabras encierra el significado del amor: todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera (optimista) y todo lo soporta.

Categories: Reflexión