“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros”. 1 Juan 4:10-13

Dios es la única fuente de amor porque El en su esencia es amor. Nosotros somos su creación y por lo tanto su amor ha sido derramado en nuestros corazones. No podemos decir que Dios habita en nuestro corazón si no tenemos amor. Así como El nos ama, nosotros debemos amar a los demás, es decir que nosotros somos la evidencia de su amor.

pp-amor1El amor es fruto del Espíritu Santo y el cristiano tiene el Espíritu Santo en su interior. Gálatas 5:22-23 dice: Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. El amor es un solo fruto que tiene muchas ramificaciones: gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Esto quiere decir que si tienes el amor de Dios en tu corazón también tienes las demás ramificaciones y estas son evidenciadas en tu carácter y personalidad.

El amor es una evidencia de que somos hijos de Dios por eso nuestro amor debe ser evidente. 1 Juan 4:7-8. Cuando recibimos a Cristo en el corazón recibimos su amor y El nos adopta como sus hijos. Por eso su amor debe verse reflejado en nuestras acciones y nuestro diario vivir.

El amor sobrepasa las barreras del dolor y las diferencias. Lucas 6:27-29  dice: Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. El amor también significa amar a aquellos que no nos quieren. Debemos amarlos, bendecirlos y orar por ellos. Algo que no es nada fácil cuando hemos recibido dolor y contradición.

El amor de Dios nunca se apagará. Cantares 8:7 En el amor no hay mares que puedan apagarlo, ni ríos que puedan extinguirlo! Si alguien se atreviera a ofrecer todas sus riquezas a cambio del amor, no recibiría más que desprecio.

El amor nunca deja de ser. Todo podrá terminar pero lo único que permanecerá es el amor que viene de Dios. 1 Corintios 13:4-8 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

El amor es una entrega total: Gálatas 2:20. CRISTO me amó y se entregó a si mismo por mí. Es darlo todo. Es una entrega sacrificada. Efesios 5:25. El corazón que se entrega completamente está proyectando seguridad.

Categories: Reflexión